Tamaño letra:

“Se vive discriminación por ser niño, niña, adolescente o joven en nuestros países,  ya que es sinónimo de delincuencia, vagancia, responsables de los crímenes que se cometen, ser pandillero, ser noticia de primera plana cuando hay asesinatos contra nosotros”, apuntó Rocío Linares. Y añadió: “Ya no queremos ser parte solo de los discursos sino que también ser parte en el trabajo conjunto para la acción con una participación real en todos los aspectos que nos involucra”. La participación de la infancia y la adolescencia en los espacios de toma de decisiones es uno de los ejes prioritarios de la Redlamyc. La joven finalizó su intervención con una serie de recomendaciones al respecto para los países de la región.

Luis Pedernera, por su parte, recordó que la baja de edad de imputabilidad en Uruguay es “engañosa porque dicen que no viola tratados internacionales pero viola la Convención de Derechos del Niño, lo que convertiría a Uruguay en el tercer país que va a contracorriente del nivel de importancia internacional que se ha dado este documento”. Asimismo, pidió a las organizaciones de otros países que no pierdan de vista el proceso uruguayo ya que “va a ser un laboratorio en la región”.

“Lo opuesto a inseguridad no es seguridad sino la convivencia. Ese es el rumbo que llevamos”, indicó por su parte el ministro Olesker.

La Red Latinoamericana y Caribeña por la defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes (Redlamyc) está integrada por 30 coaliciones nacionales de Organizaciones No Gubernamentales (ONG´s) de  niñez de 20 países de la región, que actualmente incluye a más de 2.500 organizaciones de Infancia y Adolescencia que trabajan por los derechos de niños, niñas y adolescentes de América Latina y el Caribe.