Tamaño letra:
 

 

 

 

 

Adolescentes que realizan trabajos domésticos opinan en el marco del Día Internacional contra el Trabajo Infantil

  • Más de 14.000 trabajadores domésticos en casas de terceros en Costa Rica
  • Condiciones de trabajo son algunas de las preocupaciones
  • Urge una protección ante situaciones de abuso y explotación en el trabajo
  • 12 de junio: Día Internacional contra el trabajo Infantil. Un día propicio para la reflexión.
  • Estimaciones  del trabajo infantil y adolescente contrarían

 

Desde primeras horas de la mañana, Tatiana y Ginne participaron en el programa de radio de la Central del Movimiento de Trabajadores Costarricenses CMTC  “Empezando el día” donde tuvieron la oportunidad de comentar acerca de sus vivencias y experiencias con relación al trabajo doméstico que realizan. Ellas son integrantes del proyecto InterActuando que desarrolla DNI Costa Rica con el apoyo de ASI-UK OAK y el DfiD-UK, iniciativa que promueve una mayor protección de las personas menores de edad quienes realizan trabajo doméstico ante situaciones de explotación y abuso.

Ambas adolescentes iniciaron a temprana edad a asumir labores domésticos en sus propios hogares, pero ante la difícil situación económica familiar, empezaron a trabajar en otras casas, exponiéndose a largas jornadas de trabajo, a trabajos estresantes como el cuido de niños y niñas y con grandes dificultades de mantenerse estudiando.

Hoy en día solo una de ellas logró mantenerse estudiando, sin embargo con grandes sacrificios, ya que debe levantarse muy temprano para llevar a los niños a la guardería donde están durante la mañana, hacer labores domésticas, atender a los pequeños durante la tarde y mientras que su hermana cuida los chicos durante la noche, va algunas horas al colegio nocturno.

Con ellas, hay aproximadamente 14 mil adolescentes más quienes trabajan en labores domésticas, muchas en condiciones como estas o peores. Al menos estos eran los datos que se manejaban hasta el día de ayer, en donde la Presidenta de la República anunció que la cantidad total de personas menores de edad que trabajan en el país, se ha disminuido pasando de un 10,2% de la población menor de edad en 2002 a 4,6% en 2011.  ¿Es esto posible? ¿Se ha invertido en las comunidades y en las familias generando mejores condiciones de vida y mayores oportunidades educativas, de esparcimiento y de empleabilidad?, ¿se ha generado empleo digno para las familias que tienen niños/as trabajadores?, ¿se ha disminuido la pobreza?, ¿se han superado los nudos del sistema educativo que expulsan a los niños, niñas y adolescentes a temprana edad y se ha actuado en el sector informal, entre otros?

Es importante recordar que la mayoría de los trabajos que realizan las personas menores de edad están vinculados al sector informal, y que además de que el trabajo doméstico por sus características ha sido invisibilizado, por lo que posible que hay un subregistro.

A pesar de que dudas acerca estos nuevos datos que se presentaron, si podemos confirmar que en los últimos tiempos a nivel de legislación se ha logrado avances importantes como por ejemplo la Ley 8842, que es una modificación al Código de Niñez y Adolescencia para proteger los derechos de adolescentes trabajadoras domésticas, que prohíbe que adolescentes se quedan a dormir en sus lugares de trabajo y que además facilita a que inspectores de trabajo ingresas a las casas, y la Ley de Prohibición del Trabajo Peligroso e Insalubre para Personas Adolescentes Trabajadoras que prohíbe que adolescentes cuidan a personas menores de edad.

Aunada a lo anterior, durante el 2011 en la 100ª Conferencia Internacional de Trabajo se consiguió la aprobación de un nuevo Convenio (189) sobre Trabajo Doméstico, el cual sería un avance más si se logra que la Asamblea Legislativa lo ratifique, ya que en sus artículos 4 y 5 hace referencias a la edad mínima de 15 años, que el trabajo no puede privar el derecho a la educación y que además se deben adoptar medidas para prevenir situaciones de abuso o violencia.

A pesar de todos estos avances, hay muchos retos por alcanzar ya que para muchas de las adolescentes que realizan trabajo doméstico la vida cotidiana aun no ha cambiado. Para ello se requiere de una mayor inversión para que se atiendan las causas del trabajo infantil y adolescente, asimismo se debe ir mejorando cada vez más la articulación interinstitucional e intersectorial para aprovechar todos los recursos posibles.

También se considera importante tomar en cuenta sobre lo que piensa y opina la propia población al respecto, quienes pueden dar ideas y pautas claras acerca de cómo se les puede proteger más.

Un grupo de adolescentes participantes del proyecto InterActuando hicieron escuchar su voz, brindando las siguientes opiniones y propuestas:

  • Consideran que es importante pedir siempre un contrato para que se definan las funciones e incluir siempre una cláusula que obligue a respetar a los y las adolescentes y que prohíba el abuso físico, emocional y sexual por parte del o la empleador/a.

 

  • Opinan que los y las adolescentes que realizan trabajo doméstico deben contar con organizaciones, como por ejemplo como DNI, o bien en centros médicos, donde puedan recibir servicios de apoyo, información y en caso necesario de protección.

 

  • Es importante conocer la cantidad y las condiciones en que viven los y las adolescentes que realizan trabajo doméstico. Al conocer este dato se podría tener más control y protección sobre los adolescentes que se encuentran trabajando.

 

  • Consideran que instituciones como el Ministerio de Trabajo y el Patronato

Nacional de la Infancia deben saber a dónde hay personas menores de edad trabajando y qué tipo de actividades realizan. Estas instituciones deben estar atentas a cualquier explotación que sufren las personas menores de edad trabajadores/as.

 

  • Los adolescentes piensan que en caso en que un empleador/empresario no reporte a las personas menores de edad que contrata, debe existir un castigo pagando dinero o realizando un trabajo comunal, y en caso que no lo cumplan deberían ir a la cárcel.

 

DNI se une a la celebración del Día Internacional contra el Trabajo Infantil: Derechos humanos y justicia social 2012 y queremos compartir el video "Ni un niño y niña sin educación: Hagamos la diferencia http://www.youtube.com/watch?v=FxN5NbwV4HI&feature=plcp

Defensa de Niñas y Niños – Internacional trabaja para la promoción y defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Para más información puede contactarnos al 2297-2885 o al 2236-9134.