Tamaño letra:

Miércoles 24 de agosto 2011



Sin Respuesta de Gobierno Jóvenes Mapuche Mantienen Toma de Alcaldía
Por Comunicaciones ANIDE

Aunque continúan vigilados y rodeados por la policía uniformada chilena, y sin respuestas del Gobierno, las y los jóvenes mapuche mantienen tomada la Municipalidad de Ercilla desde hace cuatro días. Mientras, el alcalde señaló que no ordenará el desalojo policial, y presentó en el Palacio de La Moneda una propuesta para resolver el conflicto, que no convence del todo a los estudiantes.

Los treinta jóvenes mapuche que sostienen desde hace cuatro días una ocupación pacífica en la Municipalidad de Ercilla, de la Región de la Araucanía en el sur de Chile, sostienen que no depondrán su movilización hasta que el Ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter, acepte reunirse con ellos.

“Mantenemos la toma, no hemos tenido respuestas”, sostuvo Camilo Catrillanca, vocero de la toma de la alcaldía. Estan “evaluando” la situación y esperan tener las respuestas a sus peticiones antes de una semana, o podrían tomar otras acciones de presión, según explicó el joven mapuche de 16 años.

Exigen el fin de la militarización de sus comunidades y la violencia policial, pero también apoyan las movilizaciones estudiantiles en Chile por una educación gratuita y de calidad, que además tenga un perfil intercultural en sus territorios. 

Las comunidades mapuche de la zona apoyan la acción de los y las jóvenes. El Ñizol  Longko Juan Catrillanca, autoridad tradicional de la Alianza Territorial Mapuche explicó a la Fundación ANIDE que lo que están haciendo es demostrar “el descontento por los atropellos que hace la presencia de Carabineros en la comuna, por los constantes allanamientos”, por lo que “respetamos sus decisiones”.

“Carabineros persigue con disparos de grueso calibre, hieren a muchos comuneros en los predios y entran a allanar a las casas donde están habitando las mujeres con guaguas (bebés), las abuelitas, los abuelitos, los golpean muy violentamente” relató el Longko Juan Catrillanca, situaciones de maltrato físico y psicológico con lo que han crecido estos niños y niñas.

Y eso es lo que ahora moviliza “una reacción de los jóvenes de diferentes puntos de las comunidades de la zona roja del conflicto, todos menores de edad, que se han tomado el Municipio de Ercilla por la militarización, por la agresividad que está ejerciendo Carabineros hoy día en las comunidades”, señaló el Werken de la Comunidad de Temucuicui, Mijael Carbone, observando que todas y todos son estudiantes mapuche de liceos y escuelas del secto, y que pertenecen a las comunidades mapuche movilizadas por reivindicaciones territoriales.

Para las organizaciones que trabajan en la defensa y promoción de los derechos de la niñez, esta ocupación evidencia los problemas de derechos que afectan a muchos niños y niñas en Chile, que se agudizan en las comunidades mapuche, donde niños y niñas sufren una doble discriminación.

“Las vulneraciones de derechos, en este caso hechos por las instituciones del Estado se dan cotidianamente en muchos espacios del país, acá en los sectores marginados de las grandes ciudades. Pero esta vulneración se agudiza en el territorio mapuche” por la fuerte violencia policial de que son víctimas, sostuvo Carlos Muñoz, vocero de la Red de ONGs de Infancia y Juventud ROIJ-Chile.

Para el director ejecutivo de la Fundación Apoyo a la Niñez y sus Derechos ANIDE, José Horacio Wood, esta toma revela una convergencia “tanto de las luchas por los derechos de niñas y niños, como de los derechos de los pueblos indígenas”.

“Está el reclamo por una educación de calidad, pero además por una educación que sea culturalmente pertinente. Por otra parte, están también las vulneraciones a los derechos de las personas mapuche que viven en las comunidades que han sido militarizadas, que han sido víctimas permanentemente de hostigamientos, a través de allanamientos y otro tipo de acciones de las fuerzas policiales”, argumentó el director de ANIDE.

“NO VOY A EDUCAR CON EL GARROTAZO”

El alcalde de Ercilla, José Vilugrón, por su parte, confirmó a Fundación ANIDE que no ha dispuesto, ni pretende un desalojo policial de las y los jóvenes que mantienen su municipio tomado, señalando que lo mejor es dar paso al diálogo.

“Desalojo no voy a hacer. Yo no estoy por la violencia, no me parece lo correcto, además que son jóvenes, estudiantes, y yo soy profesor y tampoco voy a educar con el garrotazo”, esgrimió el alcalde de Ercilla, agregando que “yo no quiero que siga habiendo más violencia, entonces yo no voy a actuar con más violencia”.

La postura del edil, fue valorada por el director de Fundación ANIDE, ya que “ha tomado una decisión que nos parece bastante respetuosa de los derechos de los niños y las niñas”.

Pese a pertenecer a las filas políticas del Gobierno, el alcalde Vilugrón reconoce la legitimidad de las demandas de las y los jóvenes mapuche movilizados.

“Si nosotros miramos la perspectiva comunal, de los estados de pobreza de nuestra gente, son legítimas”, manifestó José Vilugrón, quien, sin embargo, aclara que “no es un tema de apoyar o no apoyar, es un tema de conciencia, de sentido común de las cosas no más”, por lo que insta al Gobierno a cambiar lo que se ha estado haciendo mal y “que no sigamos con las mismas prácticas, con las mismas políticas que utilizaron los gobiernos de la Concertación”.

La mañana de este martes, el alcalde ingresó un documento en el Palacio de Gobierno La Moneda, con sus propuestas para enfrentar las problemáticas expuestas por los y las jóvenes mapuche de su comuna. 

“… donde hacemos hincapié en cuáles serían los pasos a seguir. Los jóvenes quieren ellos una entrevista con el Ministro del Interior, así que me parece importante”, señaló el edil, quien además propone la creación de un liceo técnico agrícola e intercultural al interior de las comunidades.  

Las y los jóvenes movilizados valoraron la idea del liceo intercultural, pero que sea administrado por las propias comunidades, y la propiedad donde se emplace, pertenezca también a ellas, y no al Estado. Sin embargo, sostienen que “no estamos tranquilos, porque no son satisfactorias las respuestas de esta carta”, ya que según explicó Camilo Catrillanca no contiene propuestas para terminar con la violencia institucional.

DESMILITARIZAR Y RESTITUIR TIERRAS ANCESTRALES

Las organizaciones de derechos de infancia esperan que haya una respuesta clara a las demandas levantadas por las y los jóvenes mapuche.

“Y que efectivamente el gobierno tome conciencia de la situación que está generando en las comunidades, y del impacto que esta militarización, con todo lo que eso conlleva, está causando en los niños y niñas, y en definitiva en toda la comunidad que está siendo víctima”, enfatizó José Horacio Wood.

La militarización de las comunidades no es algo nuevo, complementó el director de ANIDE, “no comenzó en este gobierno”, sino que es algo que se viene arrastrando las últimas décadas. Y una respuesta adecuada “consiste, en definitiva, en desmilitarizar estos territorios”, pero también en responder “al problema de fondo que esto evidencia, que es la restitución de las tierras ancestrales del pueblo mapuche”.

Efectivamente, para el Ñizol Longko Juan Catrillanca, los problemas se mantienen porque “aquí en Chile, no hay atención a las demandas del Pueblo Mapuche, no hay oídos que puedan escuchar al pueblo mapuche: no tenemos territorio, no tenemos el lugar como para vivir tranquilos, sino que están siendo ocupados por particulares, por los empresarios”; y hay una negación desde el Estado hacia el Pueblo Mapuche, que además “no deja desarrollarse libremente a los niños”.

Esto, además, plantea la necesidad “urgente de tramitar el Proyecto de Ley de Protección de la Infancia y la Adolescencia presentado el martes de la semana pasada en el Senado de la República, además de la creación de un Defensor Autónomo de la Niñez", subrayó Carlos Muñoz, vocero de la ROIJ-Chile (FIN/Pichikeche/2011).