Tamaño letra:

 

Día del Niño y de la Niña – Costa Rica

9 de Septiembre 2012

 

 

Como todos los años, para DNI Costa Rica el 9 de setiembre no es un evento más que se hace con y para los niños y las niñas, sino es una fecha que nos brinda una oportunidad para reflexionar y para pensar en el trabajo que hemos venido impulsando en la defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes y nos convoca a la vez a señalar algunos aspectos del contexto país y de la respuesta que se viene dando a la garantía de los derechos humanos de esta población.

 

 

El derecho a no ser discriminados y a ser reconocidos

 

Cabe recordar que en Costa Rica se ha venido haciendo énfasis en que esta celebración incluya a todas las personas menores de edad que habitan el país sin discriminación alguna y  por ello, según modificación hecha por el Decreto Ejecutivo 28117 del 13 de septiembre de 1999, se logró cambiar el nombre y a partir de ese momento se llama Día del Niño y de la Niña, haciendo énfasis en que la población infantil y adolescente está conformada por hombres y mujeres y que cada uno de éstos tienen necesidades, demandas y vivencias diferentes que deben ser tomadas en consideración. Además que las niñas y las adolescentes mujeres por su condición de género, son en muchos casos doblemente victimizadas y son más vulnerables a sufrir situaciones de maltrato, abuso y explotación.

 

 

El enfoque de derechos humanos en el marco de la celebración

 

La celebración del Día del Niño y la Niña debe enfocarse desde el respeto de los derechos humanos de los niños y las niñas y de su Interés Superior. Además evitar ser atrapados/as por la lógica del mercado y que se limite a llenar expectativas de consumo,  promover el desarrollo integral de las personas menores edad, no en un solo día sino durante todo el año.

 

Educar con un enfoque de derechos humanos significa aprender a vivir en el respeto y el disfrute de los mismos; pero educar en el siglo XXI desde un enfoque de derechos presupone que las y los docentes, los padres y las madres y los responsables, deben promover espacios en el hogar, en la comunidad y en el aula, respetuoso, humanizado, donde se promuevan los procedimientos, actitudes y prácticas correctas con relación a la educación en todos sus aspectos de manera informada y responsable.

 

En ese sentido vemos la necesidad de la reconstrucción de las relaciones entre personas menores de edad y adultos, para que éstas no sean basadas en poder, sino en respeto.

Derecho a recibir una educación  integral de la sexualidad humana de manera responsable e informada[1]

 

A propósito del largo debate generado al proponerse que los niños, niñas  y adolescentes cuenten con una educación integral de la sexualidad humana responsable e informada, DNI Costa Rica apoya que se acojan y se apliquen las guías propuestas por el Ministerio de Educación Pública (MEP). Nos parece que la postura tan negativa de la jerarquía católica no es una mera discusión semántica, ya que no reconoce ni prevé las implicaciones de la falta de información adecuada y abierta, y que la falta de acciones preventiva  tiene consecuencias en la violencia y en el embarazo adolescente, así como en el abuso sexual, el vih/sida entre otros.


Nos preocupa que prevalece en la sociedad un pensamiento generalizado en cuanto a que los y las adolescentes no tienen el derecho a tomar decisiones relacionadas con su sexualidad y su cuerpo.

 

La educación integral de la sexualidad no sólo es un derecho de toda persona, sino que es un deber insoslayable de la familia primeramente y posteriormente de las instituciones educativas y de la sociedad en general y del Estado. Es por ello que padres y madres de familia, docentes y personas que ejercen liderazgo en la comunidad deben, desde su propia competencia, aportar para que niñas, niños y adolescentes tengan la oportunidad de desarrollar una Educación Integral de la Sexualidad Humana acorde con su desarrollo bio-psicosocial; de manera natural, lejos del morbo y la ignorancia.

 

La Sexualidad Integral Humana en el sistema educativo se enmarca en los principios establecidos de las Políticas de Educación Integral de la Expresión de la Sexualidad Humana, aprobadas en Costa Rica desde el 2001[2], por lo tanto no es un asunto nuevo y producto de muchos esfuerzos y recursos invertidos para garantizar que pueda mantenerse como una prioridad.


Por lo tanto, cuando se habla de sexualidad dentro del marco del Sistema Educativo Costarricense, cada persona, sea docente o no, debe ajustarse necesariamente al Enfoque de Sexualidad que ha venido promoviendo el Ministerio de Educación Pública el cual comprende: “Un elemento básico de la personalidad, un modo propio de ser, de manifestarse, de comunicarse con los otros, de sentir, de expresarse y de vivir el amor humano y parte integrante del desarrollo de la personalidad y de su proceso educativo; en el sector radican notas características que constituyen a las personas como hombres y mujeres en el plano biológico, psicológico, social y espiritual. Las personas menores de edad tienen derecho a la formación e información adecuadas y oportunas sobre la dignidad, tareas y ejercicio del amor, sobre todo en el seno de la familia”.[3]

Existen una serie de competencias fundamentales que se promueven a través de una Educación Integral de la Sexualidad Humana, las cuales DNI Costa Rica quiere señalar[4]:

 

1.      Se relaciona con hombres y mujeres de manera equitativa, solidaria  respetuosa a la diversidad;

2.      Toma decisiones referentes a su sexualidad desde un proyecto de vida basado en el conocimiento crítico de sí mismo (a), su realidad sociocultural y en sus valores éticos y morales;

3.      Enfrenta situaciones de acoso, abuso y violencia, mediante la identificación de recursos internos y externos oportunos;

4.      Expresa su identidad de forma auténtica, responsable e integral, favoreciendo el desarrollo personal en un contexto de interrelación y manifestación permanente de sentimientos, actitudes, pensamientos, opiniones y derechos;

5.      Promueve procesos reflexivos y constructivos en su familia, dignificando su condición de ser humano, para identificar y proponer soluciones de acuerdo con el contexto sociocultural en el cual se desenvuelve.

 

Por lo tanto, promover una Educación Integral de la Sexualidad Humana en las aulas es un asunto prioritario, necesario y es responsabilidad de todas y todos apoyarla.

 

Defensa de Niñas y Niños – Internacional trabaja para la promoción y defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Para más información puede contactarnos al 2297-2885 o al 2236-9134 o visitarnos en www.dnicostarica.org

 

1 Tomado de guía didáctica docentes con orientaciones metodológicas sobre: El abordaje Pedagógico del VIH/SIDA, DNI Costa Rica con la participación de MEP, Fondo Mundial, MSP, Costa Rica 2005, pág. 23 a 25

2 En sesión Nº 28-01 por el Consejo Superior de Educación y publicadas en La Gacetilla Nº 227, del lunes 26 de noviembre del 2001, mediante Decreto Nº 29976-MEP.

3 Abraham Magendzo. Los temas transversales en el trabajo de aula, p- 22 citado en Guía didáctica docentes con orientaciones metodológicas sobre: El abordaje Pedagógico del VIH/SIDA, DNI Costa Rica con la participación de MEP, Fondo Mundial, MSP, Costa Rica 2005,

4 Ibid, pp 35-36


 


 


 


 





[1] Tomado de guía didáctica docentes con orientaciones metodológicas sobre: El abordaje Pedagógico del VIH/SIDA, DNI Costa Rica con la participación de MEP, Fondo Mundial, MSP, Costa Rica 2005, pág. 23 a 25

[2] En sesión Nº 28-01 por el Consejo Superior de Educación y publicadas en La Gacetilla Nº 227, del lunes 26 de noviembre del 2001, mediante Decreto Nº 29976-MEP.

[3] Abraham Magendzo. Los temas transversales en el trabajo de aula, p- 22 citado en Guía didáctica docentes con orientaciones metodológicas sobre: El abordaje Pedagógico del VIH/SIDA, DNI Costa Rica con la participación de MEP, Fondo Mundial, MSP, Costa Rica 2005,

[4] Ibid, pp 35-36