Tamaño letra:
Carolina Marín, de 14 años, murió golpeada por quien se creía su dueño y no su tutor. Ese hombre es reflejo de nuestra sociedad y su cotidiana violencia hacia la niñez y la adolescencia en Paraguay, la cual es ejercida principalmente hacia las niñas en todas las formas terribles que se puedan dar. El criadazgo es una práctica socioeconómica que existe históricamente en el país, y forma parte de uno de los modelos de esclavitud del pasado colonial y autoritario que aún persiste.
La ausencia efectiva de un sistema de protección social acorrala a las personas, familias y comunidades en situación de pobreza, haciendo de ellas presa fácil de las redes de trata. La trata de personas, y en particular de NNA, con fines de explotación laboral y sexual, sigue sumiendo a una gran parte de la población rural, indígena y suburbana. Anualmente, 6 de cada 10 niños o niñas en el país ha sufrido algún tipo de violencia, principalmente perpetrado en su entorno más cercano.
El “Sistema Nacional de Protección y Promoción Integral  a la Niñez y la Adolescencia”, a cargo de la SNNA y los gobiernos locales, descentralizó las competencias y no los recursos, por tanto no puede abordar las diversas situaciones de violencia en la que viven miles de niños, niñas y adolescentes en Paraguay. Toda la sociedad es cómplice, ya que la violencia hacia la niñez no tiene clase social; es una práctica cultural aceptada en nuestro país, con el silencio.
Ante situaciones que pongan en riesgo la vida de niños, niñas y adolescentes, la ley debe aplicarse de forma irrestricta, a fin de equilibrar la profunda asimetría de los actos de violencia de personas adultas hacia NNA, no solo en términos físicos sino también psicológicos. La responsabilidad ante lo que le suceda a una niña o niño víctima es absoluto cargo de la persona adulta.
Ante los reiterados hechos de violencia hacia la niñez, desde la CDIA solicitamos a las autoridades nacionales de los tres poderes del Estado -Ejecutivo, Legislativo y Judicial- con suma urgencia cuanto sigue: 
a. ESTANDARIZAR la legislación nacional sobre las penas en actos de violencia hacia la niñez y la adolescencia. 
b. APROBAR la ley contra el castigo físico y tratos humillantes hacia la niñez y la adolescencia. 
c. AUMENTAR la inversión pública en el Sistema Nacional de Protección y Promoción Integral  a la Niñez y la Adolescencia, en sus niveles nacional, departamental y local; 
d. PROMOVER políticas públicas que tiendan a la prevención de la separación de niños y niñas de su entorno familiar. 
e. FORTALECER las capacidades de los equipos técnicos de las CODENIS en todos los municipios del país, con mayor corresponsabilidad con la SNNA, y en coordinación con los gobiernos departamentales. 
f. AGILIZAR las investigaciones y resoluciones de procesos judiciales de casos que involucran violencia hacia la niñez y la adolescencia. 
Llamamos a toda la sociedad a honrar la memoria de Carolina Marín, niña de 14 años, asesinada en la ciudad de Vaquería, Departamento de Caaguazú, sumando voces para exigir justicia y la abolición del criadazgo.
Es tiempo de erradicar de manera urgente los actos de violencia hacia la niñez en el Paraguay, es tiempo de dejar el silencio. 
Consejo Directivo CDIA Paraguay
 
Contactos:
 
Leticia Rodríguez, Integrante del Consejo Directivo de la CDIA
Aníbal Cabrera Echeverría, Dirección Ejecutiva CDIA Paraguay