Tamaño letra:

¿Que es la ENIA?

Por Enrique Saavedra

La Estrategia Nacional de Infancia y Adolescencia surge desde el ámbito del Comité de Coordinación Estratégica en políticas de infancia y adolescencia (CCE), integrado por actores gubernamentales vinculados a la infancia. En este sentido presenta en el año 2005 un documento denominado “Bases conceptuales y metodológicas  de la Estrategia Nacional de la Infancia y la Adolescencia”, y luego, en 2007, incorpora al plan de equidad respuestas gubernamentales que impactan directamente en la  infancia.

 

Por otra parte, en febrero del 2006 se instaló el Consejo Nacional Consultivo Honorario de los Derechos del Niño y Adolescente, creado por la ley Nº 17.823 (Código de la Niñez y Adolescencia). Dentro de sus competencias[1] está “Ser oído perceptivamente en la elaboración del informe que el Estado debe elevar al Comité de los Derechos del Niños de Naciones Unidas (artículo 44 de la Convención sobre los Derechos del Niños)”

 

Entre las recomendaciones realizadas por este Comité se encuentra la necesidad de que Uruguay cuente con un “Plan de Infancia y Adolescencia.” Como es notorio un plan no puede estar circunscripto a corto plazo debiendo plantearse  políticas nacionales de mediano y largo plazo, trascendiendo temáticas coyunturales y proyectándose al futuro.

 

Para generar insumos para una estrategia de infancia y  adolescencia del 2010 -2030 el Comité Estratégico de Infancia planificó un proceso de debate y discusión donde se integraran diversos actores, públicos y privados, de la sociedad civil, políticos, entre otros. Como elementos iniciales y provocadores del debate se elaboraron tres documentos de carácter prospectivo ahondando en diversos escenarios posibles: “Sustentabilidad Social“, “Sustentabilidad Democrática” y “Sustentabilidad Demográfica”. Éstos se orientaron a ordenar y jerarquizar la agenda política de infancia y adolescencia, fijar los parámetros para el planteo de las políticas al 2030, y visualizar escenarios venideros en el país tanto desde la situación de la infancia como desde el análisis de las institucionalidades existentes que trabajan con ella, promoviendo desafíos, modificaciones o transformaciones  de las mismas. Como insumos complementarios se agregaron cuatro cuadernos: ”Gastos públicos de Infancia y adolescencia” “Políticas de salud para la infancia y la adolescencia”, “Políticas de educación  básica”, y “Políticas de protección especial para la infancia y la adolescencia”

 

La Sociedad Civil y la ENIA

 

Desde la ANONG (Asociación Nacional de ONG orientadas la desarrollo) y  del Comité de los Derechos del Niño Uruguay se saludó calurosamente esta iniciativa entendiéndola muy pertinente ante la necesidad de pensar los temas de los derechos de la infancia con políticas de alcance nacional y a largo  plazo, rompiendo la sectorialidad de las propuestas y la ineficiencia que ha demostrado el país  en poder asegurar a la infancia y a la adolescencia condiciones que aseguren el pleno goce de sus derechos. Al mismo tiempo se entendió que hubiera sido oportuno poder tener una participación activa y de aporte en el CCE, ámbito que fue reservado para actores gubernamentales. Sin embargo se trabajó arduamente para facilitar este proceso desde la Secretaría ejecutiva de la ENIA.

Para el debate que se realizó en tres jornadas en los meses de setiembre y octubre, las OSC antes mencionadas realizaron un trabajo previo de discusión donde fueron conformando aportes y opiniones a los efectos de poder enriquecer el debate.

En cada uno de los debates se expusieron posiciones elaboradas a partir de las reflexiones generadas en esto ámbitos, donde participaron en cada una mas de 50 personas. También desde la sociedad civil se hicieron aportes personales a partir de una participación activa en los mismos.

 

Opino y vale

¿Pero es posible pensar en una estrategia dirigida a los niños, niñas y adolescentes sin saber su opinión? Es así que surge la propuesta de  hacer una consulta a nivel nacional sobre que piensan de los temas que les atañen, su familia, su comunidad, su salud, su educación, su participación, como se sienten tratados, como distribuirían los fondos para la infancia, entre otros.  Este proyecto se denominó “Opino y vale” y consistió en la consulta a través de herramientas amigables a niños entre 10 y 12 años y adolescentes de 13 a 17 años de todo el país. Se realizó a través  de técnicas cualitativas en los 19 departamentos,[2] utilizando técnicas lúdicas especialmente diseñadas  y una muestra representativa de toda esta población, teniendo de carácter cuantitativo[3] que abarcaba zona metropolitana e interior y distinguía urbano y rural, sexo y edad entre otros. Este proyecto fue llevado adelante por la ANONG y el Comité de los Derechos del Niño. Los resultados son extremadamente enriquecedores para integrar a la ENIA la visión de niños y adolescentes.

 

Y ahora qué

Tanto el resultado de los debates, así como el procesamiento de los mismos, y la consulta a lo niños, niñas y adolescentes  serán presentados en un documento final el 5 de diciembre.

.

 



[1] Articulo 214 literal 3 Ley 17823

[2] En este proceso participaron 4.500 niños, niñas y adolescentes.

[3] Se realizaron 930 cuestionarios